Todos hemos tenido esos momentos en los que no te motiva nada, que no te apetece hacer nada, y que “mejor para mañana”. Y poco a poco vas dejando pasar el tiempo sin hacer esas cosas que tienes pendiente hacer, bien sea por obligación o incluso por placer. Parece que has perdido la energía que te impulsa a levantarte del sillón y ponerte en marcha.

¿Qué hacer en estas ocasiones? ¿Cómo salir de este círculo vicioso que se puede prolongar de manera indefinida?

Cómo encontrar aquello que te motiva

  1. Qué es la motivación
  2. Tipos de motivaciones

1. Qué es la motivación. 

Yo ya hace unos años que decidí dejar un trabajo estable y apostar por mi propio proyecto. Tenía claro cuál era mi objetivo “ayudar a generar bienestar en las personas y en las organizaciones” haciéndoles ver la vida con otra perspectiva. 

Durante este tiempo he tenido momentos con más actividad y con más proyectos y momentos en los que las cosas no salían como a mi hubiera gustado: gente que te promete una cosa y no la cumple, proyectos que empiezan muy bien y acaban menos bien… y también he tenido momentos en los que han llegado propuestas y personas estupendas que me han animado mucho. 

En esos momentos en los que las cosas no pintan tan bien, uno de los elementos clave es la esperanza y la confianza. No sabemos lo que va ocurrir mañana (puede que incluso pase algo bueno…:-)). Así que durante unos días me permito estar “desorientada” para de nuevo coger fuerzas y buscar nuevos retos. Y así de nuevo activar mi motivación. 

Pero, ¿qué es la motivación?

Según el origen etimológico la palabra motivación derivada del latín y significa “para promover”. 

Desde el punto de vista de la psicología se define como la fuerza que activa y dirige el comportamiento para conseguir que sobrevivamos. 

Para que podamos conseguir nuestras metas es necesario tener una activación mínima y la energía suficiente para alcanzar ese objetivo. Además ese objetivo debe ser claro y debemos poder mantener esa energía el suficiente tiempo como para alcanzar la meta. Estas son algunas de las premisas básicas de un proceso de Coaching.

Muchas veces tenemos claro que queremos conseguir algo, tenemos una idea de ese algo, pero ponernos en marcha nos cuesta. Hay gente que construye muy fácilmente castillos en el aire, pero para conseguir nuestros sueños hay que avanzar con los pies en el suelo para hacerlos realidad.

Otras veces ocurre que comenzamos un proyecto y no obtenemos los resultados deseados a la primera y nos desactivamos, perdemos esa energía necesaria para mantenernos y seguir adelante. 

Este puede ser el caso de muchas empresas y emprendedores, que antes las circunstancias actuales del Covid, se están quedando sin fuerzas… sin motivación.

¿Qué es entonces aquello que nos mueve? ¿Qué necesitamos para activarnos?

2. Tipos de motivaciones

Una de clasificar las motivaciones es distinguiendo entre motivaciones intrínsecas y extrínsecas. Este vídeo te lo cuenta muy bien.

Otra forma es aquella en la que se distinguen entre las motivaciones primarias y las secundarias

  • Las motivaciones primarias son aquellas que nos ayudan a satisfacer las necesidades básicas, como comer, beber, dormir, tener casa… Estas necesidades son fundamentales para nuestra supervivencia.  Estas motivaciones pueden variar a lo largo del día. No es lo mismo necesidad de comer antes de comer que justo después de comer.
  • Las motivaciones secundarias son aquellas que adquirimos o aprendemos. Esas necesidades se pueden satisfacer o no, y pueden estar indirectamente relacionadas con las motivaciones primarias. Entre las motivaciones secundarias están: la amistad, la libertad, el honor, el poder, la riqueza, la fama, le amor…

Y ahora que sabes esto, te voy a proponer que pienses en lo que vas a hacer mañana. En tres tareas que vayas a realizar mañana. ¿Qué tipo de motivación tienes? ¿Qué te mueve a moverte por las mañanas? Tal vez sea conseguir dinero para poder después realizar un viaje, o poder comprar un regalo a alguien a quien aprecias, o tal vez realizar un curso de algo que te interese. O tal vez sea conseguir algo básico como es comida. 

Y puede que en estos motivos encuentres la energía para poder continuar cada día, con ilusión y esperanza y conseguir hacer realidad tus sueños a pesar de las dificultades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG