Afilar el hacha a principio de año

Razones para marcarse objetivos realistas a comienzo de año

Comenzamos un año, un año nuevo, con 366 días (este año es bisiesto) para hacer realidad nuestros deseos.

Para tomar energía os invitaré a que antes de nada, echéis la mirada atrás y pongáis en valor todo lo que habéis logrado el año pasado. Posiblemente haya cosas que no os han salido como esperabais, pero habrá otras muchas que sí. De las que no obtuvisteis los resultados esperados podéis hacer un balance y ver todo lo que habéis aprendido, de las que os salieron como esperabais, recordar que si una vez lo lograsteis podéis hacerlo de nuevo, somos más capaces de lo que somos conscientes.

Mi invitación es que estas cosas las pongáis por escrito, porque a veces tenemos la memoria frágil y se nos olvida de todo lo que somos capaces de hacer.

Ahora, antes de continuar, me gustaría contaros un pequeño cuento: El leñador y el hacha.

Había una vez un grupo de leñadores que trabajaban de sol a sol cortando los árboles que estaban enfermos y creando cortafuegos para mantener un gran bosque en perfectas condiciones. Era un trabajo arduo que requería de mucho esfuerzo y dedicación.

Un día, uno de estos leñadores, empezó a ausentarse. Desaparecía durante un par de horas todos los lunes… Lo demás leñadores, extrañados y también un poco enfadados comenzaron a hablar sobre el tema. Y un día decidieron seguirle y ver qué hacía durante ese tiempo. Y cuál fue su sorpresa cuando lo que descubrieron fue que ese leñador dedicaba esas dos horas a afilar su hacha para después volver al trabajo, y realizar su labor con más eficacia.

«Afilar el hacha» significa parar y dedicar un tiempo para planificar, ordenar la mente y organizar los recursos que tenemos

«Afilar el hacha» significa parar y dedicar un tiempo para planificar, ordenar la mente y organizar los recursos que tenemos, para luego volver a la acción con una perspectiva más amplia de hacia dónde nos dirigimos y qué rumbo queremos tomar.

Comenzar el año «afilando el hacha» es una estupenda forma de proyectar nuestros deseos y ponerlos en marcha de una manera eficiente. Y para eso me gustaría darte cinco consejos:

  1. Párate un momento y toma contacto con tu respiración, con tus emociones, con tus deseos y tus miedos más profundos, y pregúntate, ¿qué haría si no tuviera miedo?
  2. Mide tus fuerzas. Márcate objetivos realistas que puedas lograr en un tiempo concreto. Cuando hacemos esto nuestra mente, se programa y pone en marcha los recursos y la estimación de tiempo para que esto se haga realidad.
  3. Márcate objetivos que dependan de ti. Muchas veces nos gustaría que la gente hiciera determinadas cosas, pero esto nos siempre es así. Lo que sí que puedes hacer todo lo que esté en tus manos para lograr lo que deseas y confiar. Aceptando que nunca vas a poder controlar todo y que emergerá lo que tenga que emerger, sabiendo que has hecho todo lo que estaba en tu mano para las cosas salgan adelante.
  4. Siente la emoción de haberlo logrado ya… y sonríe. Y esa emoción revívela siempre que te sientas perdido. Tu cuerpo es tu gran aliado para poner en marcha las emociones que te hagan disfrutar de cada paso.
  5. Disfruta del camino. Tanto si logras el 100% de tus objetivos como si no, siempre estarás dentro de un proceso de aprendizaje que te llevará a crecer como persona y profesional (si eso objetivo es laboral), pero más allá de eso, recuerda que la vida es un camino para disfrutar. Ríete de tus errores y disfruta de cada aprendizaje, de cada encuentro, de cada sorpresa… Y recuerda, tanto las experiencias agradables como las menos agradables no son para siempre… Sigue caminando, sigue aprendiendo con una mirada diferente.

Y si a pesar de esto necesitas apoyo recuerda que estoy aquí para ayudarte a afilar el hacha y conseguir lo que deseas.

Feliz 2020.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.