Existe una forma de expresarnos que todo el mundo entiende: un abrazo.

Mucho más allá del uso romántico, un abrazo es el vehículo que nos permite expresar sin decir una sola palabra una gran cantidad de emociones. Cuando llegamos al mundo, y somos bebés, no entenderemos el complicado lenguaje que utilizan los adultos, pero sí sabemos reconocer  los brazos y los abrazos de papá o mamá que nos sostienen, nos calman y nos protegen.abrazo1

Después, cuando crecemos, parece que su uso queda restringido a situaciones muy concretas, como la relación de pareja, los entierros o cuando el equipo fútbol de turno gana una copa. Es como si en estas ocasiones si nos diéramos permiso para expresar lo que sentimos por el otro.

A este respecto, mi abuela me enseñó tanto…nos enseñó tanto a todos… (porque mi abuela era una gran maestra). En los tres últimos años de su vida ella había perdido la cabeza, nunca supimos si lo que tenía era demencia senil o Alzheimer, el caso es que no recordaba cómo nos llamábamos nadie de la casa (llevaba 15 años viviendo con nosotros). Sin embargo, sí que sabía que éramos parte importante de su vida. Así que aprendió a reclamar besos y abrazos; y todos nosotros (mis padres, mi hermano y yo) nos vimos haciendo algo que no era habitual: darle abrazos y besarle mucho sin ninguna razón «lógica».

Me imagino que era su forma de conectar con el mundo, su cabeza no funcionaba todo lo bien que deseáramos, pero ella, que era muy lista, entendía perfectamente el lenguaje del abrazo y todo lo que con él la comunicábamos. Era su forma de volver a estar de nuevo «en brazos» de papá y mamá, de sentirse conectada con la vida.

abrazo2Pero no creo que sea necesario que alguien pierda la cabeza para que le abracemos. Un abrazo es además muy sano para la salud (o eso dicen los expertos),  si tienes un mal día reconforta, también puede servir para expresar el cariño y el aprecio que sentimos por alguien, o para desearle lo mejor, o para hacerle saber que estás a su lado,…mil y una cosas sin una sola palabra (¡Qué maravilla! ¿no?).

Así que no pierdas la oportunidad de dar un abrazo, mirar a los ojos y expresar lo que sientes. Ésos son además los mejores abrazos.

Y tampoco dejes de pedirlo cuando lo necesites.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.