Entradas

Hoy quiero aprovechar mi blog para presentaros a una de esas personas que convierten una dificultad en un reto y que a través de ello consiguen dar sentido a su vida y  a la vida de la gente que la rodea. Carmen, presidenta de la asociación “Apadrina una neurona”, es de esas personas que han apostado por vivir, por vivir plenamente, y ya me mi blog trata de cambios, cambios personales, profesionales, vitales… quería presentaros a una de esas personas que inspiran.

Y no voy a seguir hablando más de ella, os la voy a presentar, a ella y a su asociación a través de esta pequeña entrevista que muestra un poco de esa fuerza vital que tiene. Espero que os guste.

Nombre: Carmen Nevado Rey.

Carmen, háblanos un poquito sobre ti. ¿Qué es lo que te inspira en la vida? ¿Cuál es tu mayor ilusión? ¿Podrías nombrar a un héroe?

Me inspira una puesta de sol, el olor del pan recién hecho, el tañir de una campana, las rugosidades de una piedra, el sabor amargo de la granada…

Hay muchos heroes anónimos que están luchando por un mundo mejor, son maestros, que nos dan lecciones de vida. Para mí algunos de esos héroes anónimos son las personas con discapacidad, tienen mucho que aportarnos: su coraje, su lucha, sus ganas de vivir,… así nos lo muestran. Son admirables.

“Apadrina una neurona” surgió para ayudar a tu hijo, que sufre parálisis cerebral. Creo que para un padre que te digan que tu hijo tiene un problema de salud puede ser una de las cosas más difíciles de afrontar. ¿Podrías compartir qué sentiste cuándo te dieron la noticia? ¿Cuáles fueron tus primeros sentimientos?

Mi hijo se debatía entre la vida y la muerte, recuerdo una conversación que tuve con él. Me conecté con el amor puro y verdadero. Es un momento duro, cuando no sabes si tu hijo elegirá vivir o morir. Eligió vivir y aquí estoy acompañándole en el camino hacia sus sueños.

Le doy las gracias a mi hijo por elegir la VIDA. En el momento que conecté con el amor puro, mis alas empezaron a desplegarse y conecte con mi esencia.

Quiero gritarle al mundo entero, que mi hijo es diferente, pero siente igual que cualquier otra persona. Me siento libre para poder disfrutar las cosas únicas y especiales que me regala mi hijo Alex. LE DOY LAS GRACIAS POR ELLO.

Y después, ¿qué te ayudó a seguir adelante?
Confie en la vida. Sentí que era mi mision de vida y me pregunte para qué???? Y aquí estoy.

Yo personalmente no soy muy amiga de los consejos, pero te voy a pedir uno a ti. Si pudieras dar una consejo o una recomendación a los padres que acaban de recibir una noticia de este tipo, ¿qué les dirías?

Que confien en su hijo, en la vida, en ellos mismos.

Te conozco desde hace muy poco y sin embargo me parece que eres una persona con mucha fuerza. Pusiste en marcha “Apadrina una neurona”, ¿cuál es el objetivo de Apadrina? ¿Y en qué se diferencia de otras asociaciones?

Queremos dar voz a los invisibles, a los silenciados, a los olvidados, a los diferentes… Queremos sensibilizar, educar, mostrar… sin dar pena, acompañando en las diferentes capacidades, con optimismo y de manera positiva.

Este fin de semana (16 de Diciembre de 2017) habéis organizado un evento llamado “Serendipia”, ¿en qué consiste? ¿ Y cuál es el objetivo?

El objetivo es apadrinar un columpio adaptado para nuestros niños de almas especiales. Nuestro proyecto “columpios+adaptados=columpiados”.

Queremos mostrar también diferentes proyectos solidarios que hemos conocido durante nuestro camino. Un mundo mejor es posible, más justo, más solidario… hay personas que ya estan sembrando esa semilla.

¿Qué les dirías a la persona que está leyendo esto para invitarle a venir a Serendipia?

Que están invitados a sentir, a disfrutar, a dejarse llevar… Cuando algo inesperado llega a tu vida, deja que la magia suceda.

Y para terminar, ¿qué lema guiarán tus pasos el próximo año?
SENTIR , SENTIR Y SENTIR

 

Y aquí os dejo el enlace de la asociación para que podáis descubrir más de este proyecto lleno de sueños y lleno de vida: www.apadrinaunaneurona.org

Hace poco escuchaba en la radio a José Antonio Madrigal, un reconocido broker español autor de libros como “Un monje en Wall Street”, que hablaba de la importancia de controlar el riesgo cuando se invierte en Bolsa y que teníamos que conocernos lo suficiente como para saber qué riesgo estamos dispuestos a asumir cuando invertimos para poder estar tranquilos independientemente de lo que sucediese en el mercado bursátil.

Y me pareció una reflexión muy interesante y que puede ser extrapolada a los distintos ámbitos de la vida.

Al igual que en la Bolsa todos queremos obtener el máximo beneficio de la vida, sea lo que sea esto para cada uno: prosperar en el trabajo, tener tiempo para salir a pasear al campo, hablar bien un idioma, adelgazar (ahora que va a a llegar el verano.)… ¿Pero cuánto estamos dispuestos a invertir para alcanzar nuestros propósitos?

Porque muchas veces lo que pasa es que nos relacionamos con la idea de lo que queremos, pero eso es muy diferente arremangarte y ponerte a hacer.

Hay un dicho español que dice que: “Quien quiera peces que se moje el culo”. Es decir que si quiere algo tienes que ponerte a hacer, y arriesgarte (como el que invierte en Bolsa), y asumir el riesgo que esto suponga.

En DBM hablamos de esto, desde el punto de vista de que muchas veces lo que hacemos en la vida es relacionarnos con las ideas de las cosas, más que con las cosas en sí mismas. Es decir, idealizamos la realidad, y la realidad suele ser muy diferente a lo que nosotros estamos montando en nuestra cabeza. Es importante hacer para descubrir esas diferencias y de ahí obtener una aprendizaje.

Así que si quieres aprender un idioma no sirve solamente con pensar en lo maravilloso que tiene que ser ir por el mundo pudiendo comunicarte con la gente, hay que invertir tiempo en aprender. Y lo mismo con el adelgazar, con mejorar en el trabajo  o tener un relación. Hay que invertir en aquellos valores que nos proporcionan bienestar y hacen que nuestra vida sea significativa.

Y volviendo al tema del riesgo… ¿qué riesgo estás dispuesto a asumir? En nada existe riesgo cero. Desde que te levantas por la mañana estás expuesto a que te ocurran mil millones de cosas. Solo existe riesgo cero (hablando en términos de sufrir) cuando estás muerto, pero eso no lo tendré en cuenta porque ya no podremos hacer mucho…

La cuestión es que cuánto riesgo, y como decía antes, en términos de sufrimiento, podemos asumir. Cuando iniciamos una relación aparece también un riesgo de aquello se acabe y eso nos duela, pero seguramente, el beneficio de la relación compensará el riesgo… o no… Imaginemos que nos vamos un mes a trabajar al extranjero conocemos a alguien especial, y,  ¿qué hacemos? Asumimos el riesgo, el dolor, de que aquello se va acabar o bien arriesgamos, disfrutamos del beneficio y dejamos abierta la posibilidad de algo más pase. Pues cada, según su modelo del mundo, según su gestión del riesgo, según en aquello que quiera invertir en su vida, optará por una cosa o por otra: disfrutará de esos días o bien no invertirá en esa relación.

Como no todos somos iguales, cada uno de nosotros optará por una cosa o por otra. Ahora bien, y aquí hay una cuestión también importante, ¿sabemos calcular bien los riesgos? Una cuestión interesante…pero de eso hablaré otro día.

Y retomando a Madrigal, ¿te conoces lo suficiente como para saber en qué inviertes?

Mira cada día como una aportunidad en la vida. Una oportunidad para compartir tu experiencia con alguien más. Cada día es una oportunidad de crear milagros en la vida de los demás. (Jim Rohn).

Uno de los mayores dones del hombre, por no decir el mayor, es el de poder crear, crear vida. Cada uno de nosotros tenemos el potencial de crear vida. Y más allá de eso, tenemos la capacidad de crear la vida que nosotros queremos tener.

Y gracias a esa capacidad, el hombre a lo largo de la historia ha ido evolucionando y mejorando su vida: creando casas más confortables y seguras, ordenadores más eficaces, cultivos más eficientes… Todo ello gracias a nuestra capacidad creativa.

almudenadeandres. Creatividad

Esta capacidad que tenemos todos cuando somos pequeños y que surge de forma natural puede ser alentada por los educadores y por padres, o bien puede ser mermada por los cánones establecidos.

Cuando somos pequeños todo es posible: podemos volar a Marte en un cohete, conducir coches con la mente o construir grandes palacios para nuestros padres. Nuestra imaginación no tiene límites.

Sin embargo, con el paso del tiempo, construimos barreras a nuestros sueños, asumiendo lo que puede y lo que no puede ser. Y poco a poco, nuestra esencia creativa se adormece, se anestesia, hasta que sucumbimos a la rutina y los órdenes establecidos. Nos convertimos en lo que Michael Endel llamaba en su libro Momo, los hombres grises del tiempo.

Y es tan triste esto. Si los hermanos Wright no hubieran creído en que era posible volar, no estaríamos hoy subidos en un avión. Si a un señor no se le hubiera ocurrido ponerle ruedas a una caja, no existirían los coches… Y sin embargo, cuántos de nosotros apagamos el interruptor de nuestros sueños.

Por suerte, guardamos en cada célula de nuestro cuerpo esa esencia, esa capacidad innata para soñar y hacer realidad nuestros sueños. Solo hay que llamar a la puerta de nuestra imaginación y permitirla volar.

Como decía antes, el proceso creativo puede ser alentado y educado. Existen métodos para hacerlo, pero el primer paso para todo ello (y que veremos el taller de Creatividad que imparto) es suspender nuestros juicios y creencias, sobre lo que es posible y no lo es; para conectar con nuestra esencia creativa.

Después podemos hacer resonar en nuestro cuerpo aquello que queremos crear en nuestra vida: bien sea un proyecto material o bien un proyecto vital. Al fin y al cabo nuestro cuerpo es el vehículo a través del cual creamos y poniéndolo en movimiento seremos capaces también de poner en marcha nuestro proyecto, nuestra vida.

Si quieres volver a revivir tu esencia creativa y hacerla realidad, anímate y participa en nuestro próximo taller de Creatividad (consultar fechas). ¿Contamos contigo?

Cuando somos pequeñitos y miramos a nuestros padres creemos que son superhéroes que todo lo saben y todo lo pueden. Solo tenemos que pedírselo y “voilá”, ellos lo consiguen para nosotros.

Con esas premisas creemos que nuestra vida será así de fácil, y nos imaginamos a nosotros mismos en un futuro perfecto: iré a la universidad, encontraré un príncipe azul, rápidamente conseguiré un trabajo, después me casaré, tendré dos hijos y un perro, y las vacaciones las pasaré en un chalet a pie de playa. Un guion perfecto para una película de Walt Disney.

vida_curvas_aceptacion_baldosasPero la realidad es que creces y te das cuenta que la vida no es un camino de baldosas amarillas, la vida tiene curvas y que te llevan a sitios insospechados.

Hasta que yo llegué a la Universidad mi expediente académico era brillante. Para haceros a la idea, para mí sacar un 7 en un examen era casi una tragedia, todas mis notas eran 9 y 10. Pero en el primer año de carrera suspendí una asignatura, (lo cual prácticamente no era nada comparado con el resto de mis compañeros), pero para mí aquello se acercaba casi al fin del mundo. Y cuando me encontraba en pleno drama, la madre de una amiga, para ayudarme me dijo: “Bueno, no es para tanto, así tienes una experiencia más en la vida”. En aquel momento, creo recordar que deseé hacerla desaparecer, ahora, lo recuerdo y me hace gracia. Ella tenía razón, solo era una experiencia más de la que aprender. Y gracias a mi suspenso, tuve una excusa para quedar a estudiar con el chico que me gustaba y descubrí el maravilloso mundo de las bibliotecas en verano.

Y como esa experiencia podría contar mil y una más. Los primeros fracasos amorosos (y los segundos), la búsqueda de un trabajo, la inmersión en el mundo laboral,…

Todo esto son “contratiempos” de un viaje que no tiene más destino que el disfrutar de las personas y de los momentos que compartimos con ellas. Estos contratiempos forman parte de la vida real y están muy alejados de la vida de cuento de hadas que nos montamos de pequeños.

La cuestión es disfrutar del viaje, disfrutar de cada curva, porque lo que hoy supone una tragedia te puede llevar a sitios maravillosos. Aunque mientras llegamos podamos sumirnos en la noche oscura del alma.

“Todo está bien, todo es para bien”, esa la frase que me repito como un mantra en esos momentos de oscuridad: cuando un amigo se aleja o desaparece de tu vida, cuando te echan de un trabajo, cuando no consigues algo que deseabas… Porque mi experiencia me ha demostrado que esos cambios suponen oportunidades para aprender.

Así que, ahora, cuando en mi vida aparecen curvas, las vivo desde la incertidumbre a lo nuevo (y también con la tristeza de decir adiós a lo viejo) y con la confianza de que hay un bien superior que me espera, aunque en ese momento no sepa cuál es.

vida_curvas_aceptacion_baldosas_1La cuestión es elegir una forma de mirar la vida, o bien desde la perspectiva del amor y la aceptación, o bien desde el sufrimiento.

Y cuando hablo de aceptación no me refiero a conformismo ni a convertirte en una víctima de la situación. Me refiero a mirar las cartas que te han tocado en la baraja y jugarlas lo mejor que puedas a tu favor. Si puedes hacer algo para mejorar la situación, hazlo. Y hazlo no desde el sufrimiento y el “pobrecito de mi”, sino mirándote con amor y viendo las posibilidades reales que se abren ante ti, que son muchas más de las que te puedas imaginar.

Así que te invito a disfrutar del viaje de la vida, disfrutar de cada curva, de cada persona que se cruce en tu camino, de cada momento, porque no sabes cuándo aparecerá la siguiente curva.

Y cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, […], escucha a tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve.

(Donde el corazón te lleve. Susanna Tamaro)

La ley del viajero

Hace muchos años un amigo me habló de “La ley del viajero”. Yo me iba a ir de Erasmus y como hasta el último momento pensé que no iba a tener que ir, no había localizado ningún alojamiento donde quedarme. Mi amigo me dijo: “No, te preocupes, seguro que hay alguien que te ayudará y no vas a tener ningún problema. Cuando uno se va de viaje siempre encuentra a otro viajero que le ayuda. Tú a cambio solo debes hacer lo mismo cuando te encuentres con alguien que está viajando. Confía y ya me contarás que todo te ha ido muy bien”. En aquel momento, no le presté mucha atención, ya tenía yo bastante lío con hacer la maleta y no dejarme nada.

1008778Así que al día siguiente me presenté en Barajas, cogí mi avión, aterricé en Heathrow y desde allí logré coger un autobús que me llevó hasta Bath. Cuando me bajé del autobús aparecieron dos chicos chinos que me ayudaron con la maleta (en un principio pensé que me la iban a robar…), y me acompañaron hasta la oficina de acomodación de la Universidad para ver si conseguía una habitación en algún sitio. Allí me dijeron que no podían ayudarme…(ya me veía en la calle). Pero antes de darme por vencida, fui hasta la facultad, y nada más entrar le pregunté al primero que ví si sabía dónde estaba la secretaría responsable de los Erasmus porque no sabía donde iba a dormir… Aquel hombre, que luego supe que era un obrero que estaba arreglando los baños, me acompañó hasta la secretaría y allí una señora muy amable me consiguió una habitación para unos días en una de las residencias de la universidad.

Ahora tenía dos días de margen para conseguir un alojamiento a largo plazo. Y entonces apareció el amigo de una amiga, que primero me llevó de fiesta, después me invitó a comer con su familia y después se pasó todo el día llamando a todos los anuncios de periódico hasta que el lunes, ya en tiempo de descuento de mi tiempo en la residencia, encontró a los mejores compañeros de piso que nunca pude tener. Y este chico no me conocía de nada…

 1031026Así que no me quedó más remedio que darle la razón a mi amigo. La ley del viajero funciona, solo hace falta confiar. Confiar en que todo saldrá como tiene que salir, es decir bien. Siempre aparecerá algo o alguien que te acompañará y te ayudará a superar los retos que nos presente la vida. E incluso cuando lo que nos sucede nos nos hace mucha gracia, es como tiene que ser.

Leer más

Una vez, hace ya unos cuantos años, una persona me dijo: “Un joven sin preguntas será un adulto sin respuestas”. Me gustó mucho la frase, pero me gustó más la respuesta de mi primo al hilo de esto, que me dijo: “Un adulto sin preguntas estaría muerto”.

Y no puedo estar más de acuerdo con mi primo, porque una persona que no se cuestiona las cosas que suceden en su vida, deja de aprender, deja de crecer y poco a poco la monotonía invade su vida, convirtiéndola en una muerte lenta.

Cuando somos pequeños pasamos por la etapa del “¿Por qué?”, que vuelve locos a los padres. Y después, ¿qué ocurre con esa curiosidad? ¿Con ese plantearse las cosas? Poco a poco vamos dando por sentado que las cosas tienen que ser así porque sí…

aguila¿Os podéis imaginar un abeja que no prueba el néctar de nuevas flores? ¿O un perro que deja de olisquear todo porque ya ha olido mucho en su vida? ¿O un águila siempre alrededor de la misma montaña? Yo no puedo, y sin embargo es lo que hacemos nosotros. Dejamos de investigar, de preguntarnos cosas, de experimentar porque damos por supuesto que lo que sucede es lógico, cuando no es cierto. La vida está en continuo movimiento y una cosa que es cierta hoy, puede no serlo mañana.

De hecho, uno de los motores de la Ciencia se basa en preguntarse por qué sucede lo que sucede y qué pasaría si se cambiara algo.

¿Por qué los libros tienen que ser rectangulares? ¿No pueden ser redondos? ¿De qué otros materiales pueden estar hechos los coches? ¿Se podría cultivas sandías cuadradas? Nuevas preguntas que llevan a nuevos resultados.

¿Y qué pasa con nuestra vida? Damos por sentado que las cosas son así porque sí. Pero esto no es cierto. Todo a nuestro alrededor cambia, y sobre todo cambiamos nosotros.

Así que de vez en cuando está bien que tu curiosidad se dirija hacia ti mismo y revisar : ¿Para qué sigues haciendo eso que no te gusta? ? ¿Qué es lo que da sentido a tu vida? ¿Qué es lo que te gustaría estar haciendo en este momento? ¿Qué es lo que te lo impide?

Tampoco es cuestión de volverse loco. Pero de vez en cuando está bien darle un repasito a nuestra vida, y ser nosotros los que lideremos nuestra vida y no se  la vida la que nos arrastre a nosotros.