El cuerpo nos da gran cantidad de información de nuestra situación emocional. Al mismo tiempo si aprendemos a calmar al cuerpo, nuestra mente también se calma.

Sentir miedo forma parte de la experiencia humana. Y en estos momentos inciertos que se nos avecinan, aprender a gestionarlos es fundamental para vivir con calma y activar los recursos para salir adelante.

Comenzar el año «afilando el hacha», planificando nuestros objetivos para movilizar todos nuestros recursos desde la alegría.

Mindfulness nos brinda una herramienta fantástica para la gestión de la incertidumbre y del miedo que esa incertidumbre nos genera.

Cultivar Mindfulness nos permite apreciar la belleza de ser nosotros mismos, perfectamente imperfectos, sin necesidad de buscar aprobación en los otros.

Volver a la rutina puede ser complicado. Por eso te invito a que comiences a cuidarte incluyendo pequeñas estrategias en tu día a día.