Existen tantos tipos de sonrisa como de personas. Hay sonrisas tímidas, sonrisas naturales, sonrisas enigmáticas como la de La Gioconda, sonrisas falsas, sonrisas auténticas… Sonrisas que lo dicen todo.

Yo tengo un sobrino de cuatro años que se las sabe todas… Cuando quiere conseguir algo, se me acerca despacito, me mira, me sonríe y luego pide…Y siempre consigue todo lo que quiere de mi… Estoy rendida a sus pies.

Un amigo mío, que en cuanto lea esto va a saber que estoy hablando de él, hace lo mismo en su trabajo. Sonríe y ya puede y tiene la mitad del acuerdo conseguido. Al final se sale lo con la suya… Y si mete la pata, sonríe y ya está, no pasa nada. 

¿Qué es eso que tiene la sonrisa que hace que mi sobrino y mi amigo se “salgan con la suya”?

Por qué es tan importante sonreír

  1. La biología de la sonrisa.
  2. Los beneficios de sonreir.
  3. Comunicación no verbal y la sonrisa.
  4. Tres herramientas para aprender a sonreir.

1. La biología de la sonrisa.

En muchas ocasiones ya he hablado de la relación que tiene nuestro cuerpo en nuestro estado emocional y viceversa.

Cuando sonreímos, más allá de lo que realmente estemos sintiendo, el cerebro manda al cuerpo una serie de respuestas automáticas que nos llevan a sentirnos más alegres y optimistas.

Así cuando comiences a sonreír se comenzarán liberar numerosas endorfinas, serotonina y toda una serie de sustancias que te llevaran a una sensación de bienestar.

2. Los beneficios de sonreir.

Como ya comentaba en el apartado anterior, el mismo hecho de sonreír genera bienestar.

  • Beneficios sociales. El hecho de sonreír también genera bienestar en los que te ven sonreír y fortalece los vínculos entre las personas y nos hace parecer más competentes. Algunos estudios hablan de que podemos utilizar la sonrisa para que nos perdonen, confíen en nosotros, seducir o negociar. De estos saben mucho mi sobrino y mi amigo…
  • Beneficios físicos. Esas hormonas que comentaba antes que se liberan al sonreír hace que nuestros músculos se relajen, funcionando también como analgésicos naturales en el caso de que existan dolores. 

Al sonreír también mejora la oxigenación del cuerpo y que respiramos de una forma más completa. Ayudando a la regulación de la frecuencia cardiaca y también a tener una piel más sana.

  • Beneficios en la gestión del estrés. Al sonreír se reducen los niveles de las hormonas del estrés (adrenalina, cortisol y dopamina).

En esta charla de TED tienes un resumen de todo esto que te he contado. Espero que te guste.

3. La comunicación no verbal y la sonrisa

Paul Ekman

Paul Ekman

Paul Ekman, uno de los investigadores más reconocidos dentro de la comunicación no verbal, habla que la sonrisa es una de las expresiones faciales más fáciles de reproducir, y tiene muchas “utilidades”.

La sonrisa puede ser utilizada como un gesto de pacificación. Eso un poco que hace también mi sobrino cuando hace una trastada… Sonríe y esa sonrisa amortigua la posible regañina.

A nivel social una sonrisa es fundamental cuando nos presentan a alguien, ya que hace que el otro nos perciba como “no peligroso” y podamos establecer una relación desde la relajación.

La sonrisa también es un elemento clave para saber si le gustas a alguien, ya que esbozará una sonrisa verdadera, congruente con el resto de señales corporales y verbales, que facilitaran el acercamiento (si es que te interesa). Y también puede servir para suavizar un rechazo.

Además el hecho de sonreír lleva asociada una respuesta instintiva en los otros que hace que tu también sonrías (debido a las neuronas espejo) de manera que hace que te sientas mejor. Es por eso que nos gusta estar con gente que sonríe. Y al mismo tiempo, si sonreímos la gente le gustará estar con nosotros.

Nos gusta estar con gente que sonríe. Si nosotros sonreímos a la gente le gustará estar con nosotros.

4. Tres herramientas para aprender a sonreir.

Una forma de dividir a la humanidad podría ser: los que sonríen cuando te escuchan y los que sonríen cuando te escuchan. ¿Te has dado cuenta que hay gente que tiene las sana costumbre de sonreír cuando no hablan? Yo debo reconocer que no soy de esas, pero que me encanta que cuando hablo la otra persona me escuche y sonría.

Como comentaba antes la sonrisa se puede “crear”. Podemos aprender a sonreír y forzar esas sonrisa, para aprovecharnos de todos los beneficios que os he ido comentando. Os voy a proponer tres recursos:

  1. Coge un lápiz y sonríe. Coge un lápiz o un bolígrafo y póntelo entre los dientes, y estate con él puesto durante cinco minutos. Al hacer esto estarás enseñado a los músculos de tu cara a sonreir.
  2. Utiliza el espejo. Ponte delante del espejo y sonríete a ti mismo/a durante cinco minutos. Ensaya distintas sonrisas, hasta que encuentres una con la que te sientas cómodo/a. Si lo haces por la mañana empezaras además el día con muy buen humor.
  3. Sonríe cuando no hables. Esto implica un pequeño ejercicio de Mindfulness. Ser consciente de que está pasando con tu sonrisa cuando estás con alguien y fuerza la sonrisa. A ver qué pasa.

Mi propuesta es que te plantees esto como un entrenamiento de tu bienestar y notes si realmente sonreír mejora tu vida. Yo estoy aprendiendo a hacerlo, a ver si consigo tan buenos resultados como mi sobrino y mi amigo. ¿Qué te parece si tu también pruebas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG