¿Es Mindfulness lo mismo que la meditación? Esa es la pregunta que me hacen muchas personas cuando me llaman para preguntarme por Mindfulness. Y la respuesta es no, pero sí.

¿Y qué tipo de respuesta es esa? Mindfulness, como explicaba en este otro artículo, significa atención plena, ser conscientes de nuestra experiencia momento a momento. Esto se puede conseguir a través de dos vías: una es la meditación formal, y otra es a través de las prácticas informales que puedes realizar en cualquier momento a lo largo del día.

Las meditaciones “mindfulness” para el desarrollo de la atención plena tienen sus características propias que te voy a contar a continuación. Para eso te voy a explicar una clasificación de los distintos tipos de meditación que hay.

 Tipos de meditación

Existen muchas formas de clasificar los tipos de meditación. En este artículo voy a hacer referencia a la clasificación que hace Dahl (y cols, en su artículo 2015).

1. Meditaciones constructivas

A través de este tipo de meditaciones lo que se trata es de cultivar alguna cualidad de la mente, modificándolo o bien activando determinados pensamientos y emociones.

Dentro de este tipo de meditaciones están todas aquellas encaminadas al cultivo de la compasión, con uno mismo o con los demás, o aquellas que desarrollan la ecuanimidad (que es la cualidad que nos permite observar la vida con distancia sin entrar en el juicio sobre si algo está bien o está mal, simplemente observar).

2. Meditaciones deconstructivas

Este tipo de meditaciones van orientadas eliminar aquellos patrones mentales que no son edificantes en nuestra vida, poniéndolos en cuestión para encontrar otros caminos más desarrollativos hacia los que dirigir nuestra atención y por tanto, nuestra vida.

3. Meditaciones de tipo atencional

Son las meditaciones en las que se “entrena” a la mente a poner el foco en un elemento determinado. Por ejemplo, poner tu foco de atención en una vela y simplemente observar cómo cambia en el tiempo.

En este tipo de prácticas también se invita a modificar el foco de tu atención: foco abierto o foco más cerrado. Concentrarte en la vela, por ejemplo, y luego extender la atención a todo el entorno de la vela. 

Este tipo de técnicas permiten el desarrollo de lo que se llama “metacognición”, es decir, el darte cuenta de cómo está siendo tu experiencia: no solo entrenar el foco atención sino también tomar conciencia de cómo lo haces.

Este es el tipo de meditación propia del Mindfulness.

Mindfulness es mucho más que meditar, es una forma de vivir.

Pero como comentaba al principio de este artículo Mindfulness es algo más que meditar, la capacidad de “darnos cuenta” se desarrolla no solo a través de la meditación sino que también podemos desarrollarlo a través de todo lo que hacemos a lo largo del día. La diferencia a la hora de vivir de una manera “Mindful” y no hacerlo es dónde ponemos nuestra intención y nuestra atención. 

Yo puedo salir de mi casa e ir caminando al metro en “modo normal” o puedo activar el “modo Mindful” y ser consciente de las olores, colores, sensaciones al atravesar el parque y además ser consciente de la suerte que tengo de vivir en un sitio rodeada de tantos árboles. Esto marca la diferencia entre un simple tránsito de un lugar a otro y convertir este pequeño recorrido en una oportunidad de disfrute y de agradecimiento. Y esto no es una meditación “formal”, pero sí es un momento Mindfulness estupendo. 

Vivir en modo Mindfulness es una filosofía de vída, es una forma de estar y ser en el mundo que ayuda, o por lo menos a mí me ayuda mucho, a ver las cosas con una mirada diferente.

2 comentarios
    • Almudena
      Almudena Dice:

      Muchas gracias Jesús por tu comentario, y respeto tu sentimiento. Y al mismo tiempo, como comento en el artículo, hay dos formas de cultivar Mindfulness (atención plena), una es a través de las meditaciones formales como tal y otra a través de las prácticas informales, aquellas que se integran en la vida diaria. En cualquier caso bienvenida sea la meditación sea como sea si nos ayuda a vivir mejor. .-)

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OTRAS ENTRADAS DEL BLOG