El roce hace le cariño, pero también el conflicto. Tener herramientas para la gestión de los conflictos es clave para que las relaciones sean sanas y vayan poco a poco creciendo.

El cuerpo nos da gran cantidad de información de nuestra situación emocional. Al mismo tiempo si aprendemos a calmar al cuerpo, nuestra mente también se calma.

Sentir miedo forma parte de la experiencia humana. Y en estos momentos inciertos que se nos avecinan, aprender a gestionarlos es fundamental para vivir con calma y activar los recursos para salir adelante.

La confianza en uno mismo es un proceso que se puede cultivar a través de Mindfulness. Y que comienza con la escucha de las sensaciones del propio cuerpo.

Perfeccionismo

La obsesión por el perfeccionismo es una de las principales causas de ansiedad y de estrés, y como consecuencia de infelicidad.

Comenzar el año «afilando el hacha», planificando nuestros objetivos para movilizar todos nuestros recursos desde la alegría.